31 de octubre de 2007

The sun will blow up

Quise comprame este reloj(Askew), el primero que me dan ganas de comprame en no sé cuánto tiempo. No me quedó bien. Me gustaba también el de Arango. Se lo pintó en la muñeca y daba siempre las YA! No necesitaba pilas y no era necesario moverse. A eso lo llamo yo tecnología de punta.

Hace cuatro dias, Maira Kalman publicó un libro que leí el año pasado, The Principles of Uncertainty.

17 de octubre de 2007

bye bye when the moring comes

Vonnegut



crap



P. Si somos el producto del azar, de los accidentes históricos y de las adaptaciones locales, ¿podemos estar seguros de que nuestro cerebro es una herramienta válida para comprender el mundo?

R. En un nivel, el cerebro es muy bueno para distinguir lo verdadero de lo falso, tanto en el mundo físico como en nuestras relaciones sociales. De otro modo, nos extinguiríamos de forma fulminante: quien confunda a un tigre con una oveja, o a un asesino con su novia, o a su jefe con un repartidor, o a su mujer con la mujer de otro, se verá en graves dificultades a no mucho tardar. A otros niveles más abstractos, el cerebro puede engañarse continuamente. El propio Darwin escribió en sus últimos años: 'Siempre me asalta la duda horrible de si las convicciones de la mente humana, que se ha desarrollado a partir de las mentes de los animales inferiores, tienen algún valor. ¿Alguien se fiaría de las convicciones de la mente de un mono, si es que hay alguna convicción en una mente tal?'.

P. ¿Entonces?

R. Los profesores de psicología elemental suelen deleitarse en demostrar lo fácil que es engañar al cerebro en ciertas condiciones. Pero esos casos no son en realidad tan misteriosos. El darwinismo nos ofrece una buena explicación. Por ejemplo, ¿por qué creemos en la necesidad objetiva de las conexiones causales, si Hume ya demostró que no la hay? Pues simplemente porque los seres prehumanos que relacionaron el fuego con las quemaduras sobrevivieron y se reprodujeron, mientras que los que pensaron que todo era una cuestión de filosofía murieron abrasados. Los engaños producidos por la selección natural suelen tener una buena razón de ser. Con franqueza, no creo que esta clase de engaños metafísicos sean realmente preocupantes: pueden hacer que, ocasionalmente, uno se sienta un poco inseguro acerca de algunas cosas, pero sólo cuando esas cosas no importan demasiado.


(tomado de aquí )

(y de aquí, lo de Vonnegut)

13 de octubre de 2007

desde las márgenes de un río cuyo nombre ingnoro

Δ


And the craft that createth a semblance
MORRIS: Sigurd the Volsung, 1876


Pienso en un tigre. La penumbra exalta
la vasta Biblioteca laboriosa
y parece alejar los anaqueles;
fuerte, inocente, ensangrentado y nuevo,
él irá por su selva y su mañana
y marcará su rastro en la limosa
margen de un río cuyo nombre ignora
(en su mundo no hay nombres ni pasado
ni porvenir, sólo un instante cierto.)
Y salvará las bárbaras distancias
y husmeará en el trenzado laberinto
de los olores el olor del alba
y el olor deleitable del venado.
Entre las rayas del bambú descifro
sus rayas y presiento la osatura
bajo la piel espléndida que vibra.
En vano se interponen los convexos
mares y los desiertos del planeta;
desde esta casa de un remoto puerto
de América del Sur, te sigo y sueño,
oh tigre de las márgenes del Ganges.
Cunde la tarde en mi alma y reflexiono
que el tigre vocativo de mi verso
es un tigre de símbolos y sombras,
una serie de tropos literarios
y de memorias de la enciclopedia
y no el tigre fatal, la aciaga joya
que, bajo el sol o la diversa luna,
va cumpliendo en Sumatra o en Bengala
su rutina de amor, de ocio y de muerte.
Al tigre de los símbolos he opuesto
el verdadero, el de caliente sangre,
el que diezma la tribu de los búfalos
y hoy, 3 de agosto del 59,
alarga en la pradera una pausada
sombra, pero ya el hecho de nombrarlo
y de conjeturar su circunstancia
lo hace ficción del arte y no criatura
viviente de las que andan por la tierra.
Un tercer tigre buscaremos. Éste
será como los otros una forma de mi sueño,
un sistema de palabras
humanas y no el tigre vertebrado
que, más allá de las mitologías,
pisa la tierra. Bien lo sé, pero algo
me impone esta aventura indefinida,
insensata y antigua, y persevero
en buscar por el tiempo de la tarde
el otro tigre, el que no está en el verso.



JLB


10 de octubre de 2007

The great question (no voy en tren, voy en avión)

5: 07 pm.

  1. Salimos del Boeing 747 (así llamamos cariñosamente a la oficina, por darnos nuestro jet-lag de cada dia) y esperamos junto a la jack's al 'monstro' mitológico -y senil, no olvides, me dice Sergio-, que nos traga fácilmente a estas horas para llevarnos 'hacia el futuro', como nos indica la camisa de los edecanes digestivos. El que crea que ir hacia el futuro es algo obvio o inexorable es porque no ha sido deglutido todavía por este monstro. Nos deslizamos más rápido que otros alimentos y nos acomodamos en sus tripas rojas, mientras él rebuzna doloroso, y avanza contoneándose con su andar a la vez suave y brusco... Pobre, pienso, debemos causarle acidez.
  2. Atravesando la ciudad nublada, hacemos un inventario masoquista de la semana: la cobertura de repretel y su infame entrevista de alberto padilla con aquel pelmazo, las declaraciones del sí, los fallos del no, las muecas de la victoria, los comentarios de jaques sagot, julio rodríguez... no sigamos.
  3. Una caja me espera al llegar a la casa. La rompo nervioso -maldito teip-, y ahí está: Mere Anarchy de Woody Allen, envuelto en esas bolitas de aire de la infancia, que salva el día con esta pregunta :
  4. "The great question of philosophy remains: If life is meaningless, what can be done about alphabet soup?"

9 de octubre de 2007

frases subrayadas

Para la melancolía de estos días, acudo a un gran blogger de latinajos, Montaigne.


o fortes peioraque passi
Mecum saepe viri, nunc vino pellite curas
Cras ingens iterabimus aequor


"Oh! bravos amigos,
ustedes que tan a menudo padecieron conmigo las peores miserias,
que el vino ahuyente nuestras penas,
mañana bogaremos en el inmenso mar!

(Horacio, Odas, I. 30 y ss.)

Y de La Isla Inaudita de Eduardo Mendoza:

-Por qué vino a Venecia (?)
- Ah, eso se lo contesto en seguida -dijo Fábregas-. Una mañana me vi en el espejo y mi propia mirada me sorprendió. Comprendí que la vida cotidiana se había vuelto insoportable para mí, hice las maletas y aquí estoy, dándole la lata a usted, que no tiene culpa de nada.

1 de octubre de 2007

always busy and up to no good


G39
Cuando Alejandro Magno andaba por el noroeste de India, max mena por el 325 a.c., se encontró con unos filósofos jainistas que no le daban bola ( los imagino tirados en unas sillas de plástico, fumando, y esperando un Mai Tai bajo el sol junto a la piscina, mientras Alejandro camina vestido de mesero). Alejandro -nos cuenta Flavio Arriano-, se acerca a preguntarles la razón de su indiferencia hacia el gran conquistador y se topa de frente con esta respuesta:

"King Alexander, every man can possess only
so much of the earth’s surface as this we are
standing on. You are but human like the rest
of us, save that you are always busy and up to
no good, travelling so many miles from your
home, a nuisance to yourself and to others!
. . . You will soon be dead, and then you will
own just as much of the earth as will sufice
to bury you."

Alejandro reaccionó ante esta brillante invectiva con la misma admiración que mostró antes, en su famoso encuentro con Diógenes. (Su conducta, sin embargo, se mantuvo inalterada, y continuó haciendo lo contrario a aquello que decía admirar).

N5