27 de enero de 2010

miguel ángel rodríguez echeverría

7 de enero de 2010

Vladimir Nabokov

"Los problemas de ajedrez exigen del compositor
las mismas cualidades que caraterizan cualquier
otra actividad artística: originalidad, inventiva,
concisión, armonía, complejidad, y una espléndida
falta de sinceridad. componer en esta trama de ébano
y marfil es un don infrecuente y una ocupación
dispendiosamente estéril: pero todas las artes
son inútiles, divinamente inútiles, si se las
compara con buen número de populares
ocupaciones humanas. Los problemas son
la poesía del ajedrez, y esa poesía,
como toda poesía, está obligada a
intervenir con su florete en los diversos
conflictos que enfrentan las viejas y las
nuevas escuelas. (...)

V. N.

(prólogo a unos problemas de ajedrez, traducido por Azúa)