27 de septiembre de 2009

memento mori digital



http://www.deathclock.com/




The Penitent Magdalen. (detalle) Georges de La Tour (1600-1650)

21 de septiembre de 2009

algo parecido a música

dedico este video a luis chaves con la condición de que le pegue el escenario shell abajo.

15 de septiembre de 2009

DFW contesta

it_all_gets_quite_tricky.pdf

11 de septiembre de 2009

Presentación Informe de OMCPMR

Presentación del Informe del Observatorio de Medios de Comunicación para la Población Migrante y Refugiada: Migrantes y Refugiados: la mirada de la prensa escrita constarricense

5:00 PM
Auditorio Roberto Murillo, 2do. piso, Facultad de Letras UCR


Participantes: Carolina Urcuyo Lara, Máster en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Salamanca: Trabaja en Fundapem.
Agustín Gutiérrez Carro, Licenciado en Derecho, Letrado de la Sala Tercera y estudiante de Filosofía de la UCR.
Roberto Echeverría Cárdenas, estudiante de Economía y Filosofía de la UCR.
Dr. Alexander Jiménez Matarrita, profesor de la Escuela de Filosofía y redactor principal del informe.

6 de septiembre de 2009

miseria y periodismo

El 24 de septiembre de 1888, George Bernard Shaw (Nobel de Literatura en 1925, Oscar al mejor guión en 1938, socialista y vegetariano) publicó en el diario londinense The Star una carta dirigida al director. Shaw aplaudía a un criminal muy célebre entonces, conocido como Jack el Destripador, por haber expuesto ante el mundo la miseria del East End, el barrio donde cometía sus crímenes. Tras esa provocación, absolutamente legítima, criticaba la hipocresía de la intelectualidad bondadosa y bienpensante, que poco antes, durante las revueltas de 1886, exigía al Gobierno que reprimiera a sangre y fuego las manifestaciones de los desheredados del East End: habían bastado unos cuantos crímenes para que esas mismas voces reclamaran al Gobierno que mejorara como fuera las condiciones de vida en esa zona.

completo (artículo de Enric González)

2 de septiembre de 2009

Fabian Casas: Oda

Pausa. leyendo un libro con tapa de cartón. (eloisa cartonera)

Oda

¿Quién consigue expresar sus emociones
en una simple conversación?
¿Qué preguntas hacemos
para que nadie nos responda?
Lo cierto es que el taxista
equivocó el camino. Y es tarde.

Por eso pienso en el mirador,
el banco apoyado contra la rejas
desde donde vi pasar,
infinidad de veces,
al tren del Oeste.

De noche, la luna se refleja
en la vías y las luces de señalización
parecen brasas de cigarrillo.

No viene el tren del Oeste.
No vibran las paredes de la casa
donde vivimos el eterno retorno
de los ciclos del amor.

(Qué estarás haciendo a esta hora,
andina y dulce Rita
de junco y capulí.
Mientras me asfixia el cansancio
y los tranquilizantes flotan
como flojo cognac
dentro de mí).

El hombre de campo mira pasar el río.
El hombre de ciudad mira pasar el tren.
Ambos reflexionan sobre el pequeño mecanismo
de los acontecimientos.

Pero yo no...
Yo estoy cansado de este mundo nuevo.
A veces, en la noche,
el ruido metalúrgico
de los talleres literarios
no me deja dormir.
Para tranquilizarme, me digo:
"Soy mi padre y mi hermano,
nací de pie, al final de la última era nupcial;
contemporáneo del Gran jugador".

Pero tus preguntas vuelven
una y otra vez:
¿Nuestro amor llegó a ser tan necesario
como el agujero de una olla?
¿No debimos aislarlo
de la paideia berreta
que crece en los gimnasios?

Fue como salir de la pieza apagando la luz.
Mientras en un rincón se acumulaban
los programas y los tickets
de todos los lugares donde fuimos.

Vibra la tierra. Pasa el tren del Oeste.
Y lo que vemos brillar a lo lejos
es la bisagra de acero
que nos separa de los jóvenes
para siempre.